sábado, 3 de marzo de 2012

Experiencias y aprendizajes alrededor de la e-Facilitación

La moderación en ambientes virtuales de aprendizaje y de enseñanza requiere de un ejercicio táctico. Diferentes escritores prefieren hablar de facilitación que de moderación, otros de tutoría o de mentor; más allá de la sinonimia y carga semántica de estos términos, estamos en un mismo campo semántico de significación: el acompañamiento en ambientes virtuales. ¿Cómo debería ser?, ¿cuáles son lo criterios que debe adoptar un facilitador? Es una actividad en realidad interesante, ya que el foco está centrado en cómo potenciar el desarrollo del aprendizaje, con esa impronta de carácter socio-colaborativo del conocimiento, que implica la educación en ambientes virtuales. Collison et, al., (2007) observan la e-Moderación desde la cual la técnica, es la voz del moderador, proponiendo un acompañamiento al lado, no en el centro, donde el tono del moderador, demanda tomar riesgos: formal, crítico, suspicaz, firme, tranquilo, alegre, motivador, etc. Tarea no fácil, dado que cada docente posee unos rasgos característicos  frente a su accionar pedagógico  y ante un ejercicio de e-facilitación, se plantea entonces el cómo matizar esos tonos, cómo acompañar desde al lado, seguir como un ratón, y re-encuadrar los diálogos para su potenciación; justamente un ejercicio que actualmente realizamos en nuestro Curso abierto DOCTIC3y4.  


Los autores referenciados, en general presentan un cambio de perspectiva y de implicaciones didácticas,  revestidas de singular importancia  para la reflexión del e-Facilitador, donde ese papel se asume desde un cambio paradigmático de enfoque  participativo  (Ver entrada anterior “Tres perspectivas de la e-Moderación”); propuestas a las que nos adherimos por su potencial pedagógico.Mi experiencia con los e-facilitadores en diferentes cursos ha sido positiva, ya que han enriquecido mi horizonte de e-Participación, anclando su rol desde la motivación, el establecimiento de un diseño instruccional claro, preciso, el cual no fija un mero ejercicio de tarea, no, es más un nivel de direccionamiento flexible que marca criterios de actuación, con esa libertad para crear, innovar, imaginar y proponer.


En el marco del avance de la Maestría, he iniciado a determinar prácticas de facilitación que contemplen 3 premisas básicas sobre las cuales soportar el ejercicio de e-facilitador:
1. Guiar a lado, ser líder de procesos, construir comunidades virtuales saludables, Collison et. al., (2007).
2. Mediar, acompañar y retroalimentar al estudiante en sus procesos, Silva (2011).
3. Cualidades que debería observar e-Facilitador:
Cordialidad
El teletutor debe tener la habilidad de conseguir que el alumno se sienta  bien recibido, respetado y a gusto. Éste es el punto de partida para crear una relación positiva a distancia.
Capacidad de aceptación

El teletutor debe mantener la comunicación con el alumno, con respeto, atención y sin críticas. Debe ayudar al alumno tal y como es, sin pretender hacerle a su medida o a su estilo.
Empatía
El teletutor debe saber ponerse en el lugar del otro. Este tipo de habilidad no se adquiere sin realizar ejercicios y experiencias de aprendizaje que el curso sugiere.
Capacidad de  escucha

El teletutor debe mantener una escucha activa ya que hace saber al alumno, a través de su actuación y sus  evidencias, que se está escuchando. Esta cualidad está muy unida con la empatía.

Autenticidad  y honradez

El teletutor no debe mostrarse como un ser superior que conoce todas las respuestas, no debe levantar falsas expectativas en el alumno ni exagerar las maravillas del curso y debe tratar al alumno como un adulto con madurez y equilibrio.


Tabla.2. Cualidades del tutor virtual según Souto y Alonso (2006:29).Disponible en: http://tecnologiaedu.us.es/cuestionario/bibliovir/tutor%C3%ADa.pdf

También mi experiencia con los e-facilitadores, me ha llevado a entender  la Tecnología como una experiencia que debe aprenderse desde el uso, la familiarización y el dotar de significación las herramientas, sin la cual poco valor tendría. Finalmente, la semana anterior reflexionamos desde este blog, respecto al  tema de la e-Evaluación, proponiendo además un rubrica, que estableció el camino a recorrer durante estas 10 semanas del CURSO DOCTIC3y4, cuya meta es el delineamiento de una propuesta de mediación educativa soportada en recursos TIC digitales; pues bien, esta rubrica no me ha limitado, es un referente de consulta permanente que me ha permitido esa “vigilancia” de mi quehacer, recordándome ese compromiso, el cual es liberador, ya que partió de la motivación propia y el establecimiento de un ritmo de trabajo.    




Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario